El núcleo duro de la Argentina resiste y crea sus anticuerpos cuando se siente amenazado