El nuevo hit en los estadios: cánticos contra River, Boca y las desventuras de la Conmebol

El hit, en la cancha de Racing
El hit, en la cancha de Racing Crédito: Captura TV
Ariel Ruya
(0)
26 de noviembre de 2018  • 23:59

Eduardo Coudet se refiere a las desventuras de Racing, el solitario puntero de la Superliga. Se queja, bromea, apunta, hasta que la consulta suena lógica, frente a tanta efervescencia superclásica. Qué opina de lo que pasó, de lo que pudo pasar. De lo que nos pasa. Chacho contesta con tres frases que abren el debate que, en realidad, ya está abierto: el mundo del fútbol (y de otros deportes y de buena parte de la sociedad), está agobiado por las desventuras de River y Boca en la Copa Libertadores. Genera un rechazo que excede el marco habitual, por ser los dos más grandes de nuestro medio. Es algo más profundo, una nueva grieta que empieza a profundizarse.

Dice Chacho, primero: "No voy a hablar, haceme una pregunta mejor, estoy acá para hablar de Racing". Dice el DT, más tarde: "Acá te sacas el cassette y se arma quilombo. Yo estoy en Racing y hablo de esto. Lo único que voy a decir es que pasó siempre: yo jugando en River fui a jugar mil veces a la cancha de Boca u otro lado y volvíamos sin un vidrio. Y hablo de 15 años atrás". Y va más allá: "No hay análisis. Es preferible no opinar sobre eso, sinceramente. Todos tenemos que bajar un cambio porque esto sucedió siempre. A mí como jugador me pasó mil veces, lo que no quiere decir que esté bien".

Tiempo atrás, los cánticos en las tribunas tuvieron un tinte político, más allá de matices de los escenarios y los adversarios: el apuntado era Mauricio Macri, el Presidente de la Nación, que suele exhibir cada vez que puede su pasión por Boca. Anoche, los fanáticos de Racing entonaron apenas empezó el encuentro: "Las gallinas, el Rojo y los bosteros, a todos los dé Racing nos chupan bien los huevos". Si bien es una canción histórica, los reproches a River y Boca dominaron la escena, mientras la Academia chocaba contra Banfield.

Las suspensiones, las postergaciones, los cambios de horario, transformaron el escenario de la Superliga: San Lorenzo-Huracán, todavía no tiene día ni horario. El hartazgo del futbolero arrasa en las redes sociales: Boca y River –y sus consecuencias- elevan la temperatura. La primera final se suspendió por el mal clima: pasó del sábado 10 al domingo 11. Lo que provocó un caos en la programación del torneo local: ahora mismo, se vieron decenas de imágenes de peñas del interior del país con hinchas de San Lorenzo, que se quedaron sin clásico, de regreso a sus hogares.

Lo llamativo es que, también en las redes, hinchas de los más grandes se sienten estafados y dolidos por la violencia, la inseguridad y el desconcierto que incluso se vivió dentro del Monumental. Y prometen no volver a ver el partido, aún con entradas, si es que se juega la segunda final.

Anoche, frente a unas 2200 personas en el Héctor Etchart de Ferro, San Lorenzo se consagró campeón de la Supercopa de básquetbol, al superar por 85-84 a San Martín de Corrientes. Allí también se acordaron de River y Boca. Primero, hubo cánticos aislados contra Mauricio Macri: los árbitros suelen parar el partido cuando ocurre esta situación; sucedió dos veces en el segundo cuarto. Allí fue cuando el público –que poco tiene que ver con el fútbol-, entonó: "River y Boca la p… que te parió". Ocurrió más de una vez, entre dobles y triples.

Es el nuevo hit: la gente se cansó de las desventuras de la final de todos los tiempos.

Por: Ariel Ruya

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.