Vélez. El objetivo es no ceder fuerzas