La Copa Sudamericana. El oscuro saldo de una noche de descontrol