El penal que Romero le atajó a Pizarro