El superclásico. El peor día