Punto de vista. El peor gancho de La Hiena