El presente de un club atípico

"Arsenal es un oasis", asegura Julito Grondona, y augura: "Si seguimos en primera, tendremos superávit"
(0)
28 de febrero de 2004  

La historia de Arsenal bien podría equipararse a la de la Cenicienta del fútbol argentino. Ocupa el lugar en primera que muchos otros clubes, con más historia y convocatoria, anhelan. Sobre todo los de conjuntos del Interior, como Belgrano, Instituto, los mendocinos o los del Norte, por citar algunos. Y Julio Grondona (h.) no duda: "Son clubes muy grandes y plazas importantes, pero en la realidad uno sabe que los dirigentes lo usan más para el aspecto político que para el deportivo o por tenerle cariño a la institución. Es un plafón para llegar a la política. En esos equipos entra gente que lo toma como un escalón para llegar a una banca. Nosotros somos un club familiar. Esa es la diferencia".

-¿Arsenal se ganó un lugar que otros clubes más poderosos no tienen?

-Lo logramos en 47 años de vida. De todos los clubes de la AFA, sacando Armenio, somos los más jóvenes. Yo quiero ver cómo será Arsenal cuando sea un club centenario. Ahora estamos en pleno crecimiento.

-Deportivamente, ¿cómo se hace para luchar contra los equipos con más recursos?

-Tenemos un cuerpo técnico que es el mejor del país, ocho jugadores que eran de la B Nacional están en primera, y una dirigencia que apoya al plantel en lo económico y lo espiritual. Somos muy medidos. A mí me gustaría ver cómo les va a Carlos Bianchi o a Ramón Díaz dirigiendo a Arsenal. Por eso, digo que tengo al mejor técnico del fútbol argentino.

-¿Y se puede hacer la misma comparación en el nivel dirigencial?

-No, ellos tienen más política, acá no hay política porque todos tiramos para el mismo lado. Si no, se muere el club; y si se muere el club, nos morimos nosotros. Acá no hay tantas presiones.

-Es como un oasis.

-Sí, en varios aspectos sí lo es. Es un club atípico.

-¿Cómo está el club?

-Cuando ascendimos a primera, no teníamos ningún inconveniente y estábamos muy ordenados. Eso nos facilitó armar un equipo competitivo y nos quedamos otro año en primera, que era el objetivo para poder crecer y entre otras cosas, hacer el estadio. Hoy estamos empatados en el tema económico. Y con un tercer año en primera, estaríamos con superávit.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.