Vacíos. El receso les dejó un llamado de atención