Opinión. El relativo valor de los hinchas de la última categoría