La Copa Sudamericana. El respiro que Garnero y los Rojos buscaban