Condicionado. El retroceso en los promedios va a la par de la sequía en el ataque