San Lorenzo. El tablero que mueve la desazón