El técnico Tite defendió a Neymar y provocó su llanto