Violencia sin fin. El temor por nuevos choques en la barra de Boca se trasladó a Paraguay