El termómetro del vestuario: del alivio de River al sinsabor de Boca