Punto de vista. El terror cotidiano del ascenso