El "Tiburón" no se espanta