El valor de un cambio en medio del caos

Diego Latorre
Diego Latorre LA NACION
(0)
16 de diciembre de 2016  

CÓRDOBA.- El fútbol argentino es único en un cúmulo de aspectos. La mayoría de ellos ampliamente conocidos, acá y en el resto del mundo, pero anoche en Córdoba sumó uno. Consiguió convertir el bochornoso estado de un campo de juego en el epicentro del análisis de una final que por otro lado tuvo intensidad, pasión y emoción a raudales, pero que futbolísticamente fue un caos, un desquicio.

Un césped como el que presentó anoche el estadio Mario Kempes condiciona todo lo que pueda ocurrir. Desde el primer minuto hubo imperfecciones constantes. Los jugadores encontraron enormes dificultades para dominar la pelota, perdían tiempo en cada control, y esto habilitó el roce y las fricciones. El partido se hizo dificilísimo para dirigir y Patricio Loustau fue adquiriendo un papel fundamental, con una alta dosis de acierto en sus decisiones.

En medio de ese panorama, el vaivén del resultado se explica en detalles como el nerviosismo de Augusto Batalla, la capacidad de Marco Ruben para aprovechar cualquier ventaja en el área, y, más que ninguna otra cosa, en un cambio que alteró el curso de los acontecimientos.

En el peor momento de River, con 2-3 en el marcador y un Rosario Central convencido, Gallardo quitó sorprendentemente a D'Alessandro para incluir a Iván Alonso. No siempre un cambio es hombre por hombre. A veces expresa una estrategia. Si no se puede jugar, habrá pensado el entrenador millonario, busquemos la vía directa hacia el área. Y los frutos fueron instantáneos. Alonso ganó todos los enfrentamientos que tuvo, se complementó a la perfección con Alario y llenó de razones la decisión de un técnico cuestionado por otra sustitución hace apenas cuatro días.

El partido, no hace falta aclararlo, tuvo más goles que fútbol. Era imposible que fuese de otra manera. Jugada sobre un césped indigno, la final dejó 90 minutos inolvidables, tan argentinos como la propia Copa.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.