El valor del honor y el dinero

El juego, entre la gloria y las deudas
(0)
12 de diciembre de 2001  

RIO DE JANEIRO (De un enviado especial).- Un trofeo, la vuelta olímpica, la medalla dorada colgada en el pecho, la voz disfónica por gritar campeón e ingresar en la historia del club marcarán el honor que sentirán los jugadores de San Lorenzo o de Flamengo por ganar la Copa Mercosur. Ellos se sentirán orgullosos ante la victoria y fracasados por la derrota, aunque frente a esta segunda alternativa, el dolor será mayor aún porque en el camino el que pierda dejará US$ 2.000.000, al margen del 1.000.000 que ambos se aseguraron por ser finalistas.

Sí, ése será el margen que habrá entre el premio para el campeón y para el subcampeón; y si se tiene en cuenta las deudas que mantienen los clubes con los futbolistas, esta diferencia se convirtió en los últimos días en el gran objetivo que nadie dejará pasar. Por eso, se puede decir que la Copa Mercosur logró cotizar al honor y al dinero bajo el mismo valor.

Conocidos son los inconvenientes que sufrieron a lo largo del año los jugadores de San Lorenzo y el técnico Manuel Pellegrini con respecto a la falta de pago, que desencadenó continuas protestas, enfrentamientos con el presidente Fernando Miele y negativas de jugar, viajar o concentrarse. Tantos fueron y son los reclamos (el más importante es que los jugadores no recibieron el sueldo de octubre) que un día antes de llegar aquí, el plantel amenazó con no viajar. Pero finalmente, tras la intervención de Miele, bien acompañada por una promesa económica, el último campeón argentino llegó a Río.

Si bien dicen que el dinero para pagar los sueldos de octubre está en poder del club, el resto de las cancelaciones dependerá de lo que suceda en la final, en la que los 2.000.000 de dólares de diferencia cobrarán significativa importancia, pues en el Bajo Flores no sólo se le debe al plantel profesional. En rojo, también, están el cuerpo técnico y los empleados del club.

Crisis carioca

Por Flamengo la historia es similar. Las boletas de deudas impagas inundan la tesorería y entre quienes reclaman dinero figura el plantel finalista de la Copa Mercosur, al que se le debe más de 3.000.000 de dólares por premios y sueldos de octubre y noviembre.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.