“El veneno del éxito”: una mirada de la psicología a la crisis de River

River perdió sus últimos partidos en el Monumental
River perdió sus últimos partidos en el Monumental Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Ariel Ruya
(0)
28 de enero de 2019  • 23:59

Años atrás, Cachito Vigil, un símbolo en la construcción de las Leonas, se reunió con un grupo de especialistas en el arte de la psicología deportiva, con un plan: cómo conservar el apetito por el triunfo en un equipo acostumbrado a ganar. "Teníamos un equipo que soportaba la presión pero que –cuando ganar se hace algo de todos los días– debe aprender a convivir con el veneno del éxito, para que ese logro no nos quite los valores y la ambición", aprendió alguna vez. Para la psicología, "el veneno del éxito" es un asunto serio. Es lo que le sucede a River, después de alcanzar la cúspide, al ganar la Copa Libertadores en una histórica final contra Boca. El 9 de diciembre de 2018, en el estadio Santiago Bernabéu, Marcelo Gallardo se emociona, se abraza con todos y lanza: "No hay nada más que esto, no hay nada más que esto... No hay nada más".

¿No hay nada más? ¿Cómo seguir luego de un suceso central que quiebra la historia? "Ese es el veneno del éxito. Cuando se logra algo tan importante, empieza un retroceso. Es como que decís, ya está, ya llegué. El listón quedó tan alto, que es difícil volver a empezar. Es normal que exista un tiempo de relajación y pérdida de foco. River tiene a Gallardo, que es un líder. Eso hace más sencillo el volver a empezar", describe Marcelo Roffé, psicólogo deportivo, que trabajó en 13 clubes y fue colaborador durante 15 años de José Pekerman, en la Argentina y Colombia.

"Lo mental tiene un papel muy importante", asume el conductor, después de tres derrotas seguidas, frente a Defensa y Justicia, Unión y Patronato, todas en el Monumental. El DT abre la intimidad: confirma que el equipo "debe recuperar la energía" y que es una etapa de "transición". Y analiza: "Tuvimos un final de año con poco descanso, mucha algarabía y felicidad. Después, un principio de año con poco entrenamiento, mucha algarabía y felicidad. Y ahora, un principio de año, partidos, mucha algarabía y felicidad... pero no podemos ganar". Autor de Formando al Líder de un equipo, el último de sus 12 libros, Roffé toma esas palabras y les da sentido práctico: "La algarabía que afirma Gallardo tiene un límite, más allá de que no tuvo tiempo de trabajo y sólo tuvo una semana de vacaciones. El fútbol no tiene memoria. El hincha de River puede sentir felicidad todo el año, toda la vida, pero a nadie le gusta perder y más de local. A partir del líder, se deben plantear nuevas metas, dejar de lado lo conseguido –por más grande que haya sido– y trabajar con un nuevo equipo, como si se empezara de cero".

River tiene un psicólogo, Pablo Nigro, que es una pieza indispensable en el día a día millonario. También trabaja Sandra Rossi, médica especialista en Medicina del Deporte y en neurociencia. En Núñez, con el Muñeco, se ocupan de la cabeza. En esta etapa, sin embargo, no hubo trabajos particulares ni específicos en este escenario emocional: son cosas que charlan entre jugadores y cuerpo técnico, sin intervenciones de los psicólogos del plantel a partir del desgaste mental por la final de la Libertadores.

Tranquilidad, el pedido de Marcelo Gallardo

Pero hay una salvedad: se acepta que algunas figuras parecen valores de recambio en los últimos días. Estrellas desinfladas, sin el colmillo que exige el cuerpo técnico. Así, el psicólogo está siempre a disposición para aquellos jugadores que quieran hablar de cualquier tema particular.

En diversos estudios, se descubren cuatro patas negativas detrás de la efervescencia del triunfo. 1) Sobrevaloración. 2) Arrogancia. 3) Valor excesivo. 4) Pérdida del interés por el entrenamiento. ¿Cómo se trabaja frente a esa adversidad?

"¿Ahora qué? ¿Hacia dónde vamos?. Bueno, lo estamos viviendo. Sabía que podía llegar a pasar. ¿Estás preparado para perder los dos, los tres, los cinco primeros partidos? ¿Me voy a enojar? Sí. Y entonces dije sí, me voy a enojar, me va a costar dormir, pero estoy preparado", es la reflexión de Gallardo de los últimos días. Los especialistas lo consideran el líder imprescindible de la construcción de la nueva era. De arriba hacia abajo. Roffé lo ve así: "Gallardo es un líder, él debe busca las maneras para encauzar los nuevos objetivos. River logra su máximo potencial en los torneos internacionales, en los mano a mano. Es un grupo que encuentra el plus motivacional en ese escenario". ß

Por: Ariel Ruya
ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.