Elizondo: "Estoy bastante golpeado"

Era el principal candidato para ser el árbitro argentino en el Mundial 2002, pero la FIFA eligió a Angel Sánchez; confía en ir a Alemania 2006
Era el principal candidato para ser el árbitro argentino en el Mundial 2002, pero la FIFA eligió a Angel Sánchez; confía en ir a Alemania 2006
(0)
30 de enero de 2002  

La herida está abierta y duele. La ilusión era grande, la frustración fue mucha. Quedar afuera del Mundial por segunda vez consecutiva es un trago amargo para cualquiera.

"Estoy bastante golpeado", dice Horacio Elizondo en una conversación con LA NACION.

"En el 98, yo era el candidato número 2 y fue Castrilli, el número 1. Ahora yo era el 1 y al Mundial va el 2", se lamenta, en referencia a la designación, por parte de la FIFA, de Angel Sánchez para ser el árbitro argentino en Corea-Japón 2002.

"Le deseo toda la suerte del mundo a Sánchez", dice Elizondo, que era mencionado por el ambiente del fútbol como número puesto para viajar a Oriente.

Los 36 árbitros que participarán del Mundial fueron elegidos por la comisión arbitral de la FIFA, que analiza la actuación internacional de cada candidato. El currículum de Elizondo era impecable.

Es que los antecedentes respaldaban a este juez de 38 años, ya que, según cuenta, fue uno de los árbitros en el mundo que jugó más partidos de eliminatorias y el único de la Argentina que dirigió en partidos de clasificación en Europa (España-Austria por ejemplo).

Como broche de oro, arbitró dos torneos internacionales (la Copa Mundial de Clubes, disputada en Brasil en enero de 2000, fue el más importante) en los que tuvo destacadas actuaciones, elogiadas por la prensa brasileña e inglesa, entre otras.

La elección, por parte de la Federación Internacional de Historia y Estadísticas del Fútbol, como el quinto mejor árbitro del mundo, y el mejor en América del Sur, fue un logro que supuestamente iba a depositarlo en la cita máxima del fútbol. "Ya no es sólo la ilusión de uno. Hay gente que la avala. Esperemos que en algún momento alguien me explique qué pasó acá."

Sin embargo, otro referí viajará a Corea-Japón a impartir justicia. "No fui nombrado porque a alguien no debo caerle bien", dispara el profesor de educación física, ferviente lector de Benedetti, Girondo y Galeano.

A la lógica pregunta de ¿a quién?, contesta con el clásico latiguillo: "Tienen que averiguarlo los periodistas. No sé si fue una cuestión netamente política, pero hay gente a la que no debo caerle simpático", señala tranquilo.

El nombre de Jorge Romo (presidente del Colegio de Arbitros) surge como potencial causante de su desdicha. Elizondo contesta, muy diplomático: "No hay problemas con él. Lo que me gustaría es que me diera las razones por las que no fui elegido".

Según fuentes cercanas al mundo arbitral, Romo es una pieza importante en el mecanismo de elección de los referís argentinos para los mundiales.

El calendario juega a favor de quien es árbitro internacional desde 1994 y quiso ser lanzador de jabalina y fiscal de la nación.

"Me queda edad para el Mundial que viene. No bajo los brazos", dice esperanzado, ya que para Alemania 2006 tendrá 43 años y el límite de edad impuesto por la FIFA para dirigir en un Mundial es 45.

Los hombres de negro lloran, sufren y sueñan como el resto de los mortales. "¿Mis sueños?, en lo personal, el nacimiento de mi tercer hijo, en mayo. En cuanto a mi carrera, jugar el próximo Mundial", cuenta quien espera que se cumpla la frase "la tercera es la vencida".

Sólo en ese caso, cicatrizará la herida.

Esta noche en Boca-River

A partir de las 22:10, en el Estadio Olímpico de Córdoba, Horacio Elizondo dirigirá el tercer partido del verano entre River y Boca por la Copa Personal Provincia de Córdoba

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.