Elizondo: "No fui al Mundial por una decisión política de Grondona"

El árbitro argentino señaló que Sánchez, el juez designado, "es indudablemente un buen árbitro, pero está por debajo mío en la escala de la FIFA"
(0)
24 de junio de 2002  • 14:26

El árbitro argentino Horacio Elizondo, ubicado en la quinta posición del ránking de la FIFA, le atribuyó hoy a "una decisión política" del presidente de la AFA Julio Grondona no haber dirigido en el Mundial Japón-Corea 2002.

"Pasa en el fútbol argentino y en cualquier lugar del mundo. Son los dirigentes de peso en cada federación los que mandan, por más que las comisiones arbitrales tengan otra opinión", se lamentó Elizondo, aunque sin mostrarse extrañado por estas controvertidas resoluciones que provocan la designación de árbitros falibles, que luego son severamente cuestionados.

Según el juez, "al Mundial no fui por una decisión política de Grondona, que es ajena a mí, a dirigir partidos de fútbol o a lo que ocurre en los campos de juego".

Luego, Elizondo consideró que Angel Sánchez, uno de los dos representantes del referato argentino en Japón-Corea 2002, "es indudablemente un buen árbitro, pero está por debajo mío en la escala de la FIFA".

"Y a Grondona le habrá caído más simpático haberlo nominado para dirigir en el Mundial", ironizó quien hoy está mejor conceptuado por la FIFA, durante un reportaje concedido al programa "La Cornisa", que se emite que por Radio Show FM 100.7.

Finalmente, calificó como "flojo" al nivel arbitral en la presente Copa del Mundo, pero dijo que tampoco lo sorprende: "Esto no viene de ahora. Es de hace mucho tiempo. La FIFA toma medidas totalitarias e injustas, por más que sean igualitarias, al convocar a referís de todos lados, pero no a los mejores".

"Pasa porque políticamente le conviene a la FIFA. 8.Entonces, se cometen errores, pero no por deshonestidad y sí por la picardía de los que designan -enfatizó-. Y si se notan más ahora es porque en este torneo perjudicaron a selecciones poderosas, más allá de que también hayan favorecido a los locales por ser árbitros flacos de espíritu y la presión los desborde".

Fuente: DyN

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?