Emocionante: el clásico de las urgencias

En un duelo de apremiados por el descenso, Chicago y Chacarita produjeron un 1 a 1 vibrante que no defraudó; Tilger y Casanova, los goles
(0)
25 de abril de 2004  

En ciertas oportunidades los resultados, en sí mismos, no dicen mucho. Aunque sirven para entender las historias que los contienen. Jugaron partidos en tres categorías diferentes del fútbol argentino, pero el de ayer no fue uno más. Chicago y Chacarita, sus urgencias, produjeron un 1 a 1 vibrante en la disputa que mantienen por no descender.

Chicago entusiasmó durante varios minutos e incluso dominó el encuentro y el marcador en muchos pasajes. Supo ilusionarse con muchos goles ante un rival directo, pero tuvo que pagar con una igualdad desbordante de distracciones defensivas de las que hace tiempo ninguno logra desprenderse. Chacarita, que empató casi sin quererlo, dejó bien en claro por que lleva 15 partidos sin ganar y por que es el peor equipo del Clausura.

A pesar de sus antecedentes, a nadie le quedará la sensación de que tiró el dinero. El partido cambió de dueño inesperadamente y los arqueros De Olivera (Chicago) y Leo Fernández (Chacarita) se lucieron sobradamente ante las arremetidas de sus rivales. En el primer tiempo, el gol de cabeza de Daniel Tilger fue consecuencia de un planteo ordenado de su equipo y que aumentó el descontrol de enfrente. Aunque su dominio se derrumbó cuando el partido quedó igualado. Sus mejores jugadores, Tilger, Elvio Martínez y Testa, entre otros, se desdibujaron completamente.

La alegría final quedó para Chacarita, pero el nerviosismo se lo repartieron por partes iguales. Encima, ocho situaciones de gol para cada uno hicieron creer que este choque de urgencias estaba encantado por las emociones. Se vieron minutos finales electrizantes, con Chicago tratando de defender un cotejo que se le escapó de las manos, y con Chacarita, después del empate de cabeza de Jorge Casanova, buscando afanosamente alcanzar un triunfo que nunca mereció y que un rato antes parecía imposible.

Daban ganas de presentarle una queja a Jorge San Esteban cuando dejó a su equipo en inferioridad numérica por un codazo sobre Iván Furios. El negocio era atacar a un rival permeable, como quedó demostrado con las siete situaciones claras de gol que tuvo cuando ganaba el partido. Las ínfulas de Chacarita reciclaron la adrenalina. Por eso, por partidos como éste, vale la pena pagar; nadie tuvo derecho a sentirse defraudado.

16

Las situaciones de riesgodel partido; Chicago y Chacarita se las repartieronen partes iguales

EL DATO

Un choque con tradición

Chicago y Chacarita jugaron 32 partidos en tres categorías diferentes: primera división, B Nacional y primera B; el local ganó 7, perdió 16 y empató 9.

LO NEGATIVO

El error de Furchi

A los 6 minutos del PT, el árbitro no sancionó un empujón de César González sobre Piersimone en el área de Chicago; otros fallos dejaron dudas.

LO POSITIVO

El regreso de Huerta

Juan Huerta, que el 19 de octubre último, ante a Boca (0-2), sufrió la fractura del quinto metatarsiano izquierdo, ayer volvió en Chicago al ingresar por Fernández.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.