La Copa Sudamericana. Emociones fuera de control