Emociones y buen juego, pero sin goles

Con cinco argentinos en la cancha, Villarreal y Valencia armaron un match entretenido, a pesar del 0-0
(0)
23 de abril de 2004  

VILLARREAL.– Fue presentado como el duelo de los argentinos. El choque entre futbolistas que son ejes y estandartes de sus equipos. Un menú atractivo para ver a los ojos de estas tierras. Pero dieron mucho más que eso Villarreal y Valencia: se encargaron de armar un partido colmado de buen juego, emociones, situaciones de riesgo y, en definitiva, espectáculo. Fallaron en lo esencial, es cierto; fueron incapaces de concretar todas las acciones que generaron. Pero el espectador que se sentó a ver un grupo de argentinos se habrá retirado complacido porque recibió mucho más de lo que esperaba al comienzo.

Terminó sin goles el partido de ida de una de las semifinales de la Copa UEFA. Pero el resultado tiene matices, como siempre. Los números no dicen nada por sí mismos. Idéntico score tuvieron anteayer Porto y La Coruña, por la Liga de Campeones, y ése fue un encuentro sin nada por rescatar.

Fue distinto este Villarreal v. Valencia; un match que se jugó en El Madrigal ante 24.000 espectadores, y fue jugado a buen ritmo, con intensidad y disposición clara. Fue el equipo visitante, pese a todo, el que tuvo más posibilidades de ganar, en especial por la gravitante tarea de Vicente por la izquierda.

Acaso las explicaciones para que eso no haya ocurrido sean la impericia de los hombres que llegaron a posición de definir y la excelente tarea del arquero Reina, que no tuvo puntos flacos.

En Villarreal (que terminó el partido sin modificaciones) jugaron Fabricio Coloccini, Sebastián Battaglia (siempre firme en el medio campo) y Juan Román Riquelme (mostró algunas pinceladas). Rodolfo Arruabarrena estuvo ausente por suspensión. Y entre todos colaboraron para que Villarreal termine otra vez con el arco invicto, como ocurrió cada vez que jugó como local en este certamen.

En Valencia, los defensores centrales fueron Roberto Ayala (seguro en el fondo y peligroso en ataque) y Mauricio Pellegrino.

Pero la ausencia de goles dejó la semifinal abierta. Valencia, es claro, tendrá la ventaja de definir en su estadio el 6 del mes próximo. Incluso, en esa ocasión quizá pueda contar con Pablo Aimar, lesionado. Será la segunda parte de este promocionado duelo argentino. La revancha promete ser tan buena como este cruce.

  • Otra semifinal en cero

    En el otro partido de ida de las semifinales de la Copa UEFA, Newcastle y Olympique Marseille también igualaron sin tantos en Inglaterra. El desquite se jugará el 6 del mes próximo. La final, en un único partido, se disputará el 19 de mayo en Gotemburgo, Suecia.
  • MÁS LEÍDAS DE Deportes

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.