Cambio de escenario. En Avellaneda, el mundo al revés