Una ciudad apasionada. En Bahía Blanca se generó una revolución por Olimpo