En Boedo, San Lorenzo tuvo una presentación con alegría