El canje de entradas. En el Monumental abundaron las quejas