En el Rojo no entienden cómo se escapó el triunfo

Los jugadores de Independiente se fueron con bronca por el agónico empate de Racing
(0)
27 de agosto de 2001  

No lo pueden creer. En sus cabezas no hay una explicación posible por ese triunfo que se les escapa de las manos ya cuando el clásico ante el rival de toda la vida está a poco del final. Por ese cabezazo de Loeschbor la desilusión se apodera de Independiente.

"Una cosa es cierta, ellos disfrutan más el empate que nosotros", confiesa Livio Prieto. "Es momento de hablar poco sobre lo que pasó y ponerse a pensar en próximo partido", dice Juan Carlos Ramírez, el capitán.

Silencio absoluto en el vestuario de Independiente. Enzo Trossero no puede con su bronca. Aún no consigue encauzar aquel disgusto que comenzó con la agónica igualdad de Racing. Cuando el árbitro Héctor Baldassi marcó el final del partido, el entrenador se llevó las manos la cabeza y buscó una explicación en los rostros de los abatidos plateístas que lo observaban.

"El empate de ellos llegó por una acción inesperada. En general estoy contento con el rendimiento del equipo y a medida que pasen los partidos seguramente vamos a mejorar", dijo minutos después.

Antes de ir a la conferencia de prensa, Trossero suspiró profundo y dejó el fastidio en el vestuario, donde nadie cruzaba palabra. Para el entrenador de Independiente su equipo tuvo una mejor imagen que su rival. "Fue un partido muy trabado en el que las mejores situaciones de gol fueron de Independiente. Tuvimos dos posibilidades apenas comenzó el partido y después que marcamos el 1 a 0 pudimos definir el partido."

Durante la segunda etapa, desde todos los sectores donde había simpatizantes rojos se coreó por el ingreso de Prieto. De este hecho nació la consulta obligada: ¿qué le falta a Prieto para ser considerado titular? La respuesta de Trossero fue la siguiente: "Le falta tiempo. Este es un equipo joven y con mucha proyección. Si sigue en este camino seguramente será titular".

Los ingresos de Prieto y de Matías Vuoso le dieron un matiz distinto al ataque de Independiente. Con ellos en la cancha, el conjunto de Avellaneda abrió el marcador y pudo aumentar, pero no alcanzó para asegurarse los tres puntos.

"Si concretábamos las ocasiones que tuvimos después del gol de Diego (por Forlán) nos íbamos tranquilos. Tuvimos dos minutos de desconcentración", expresó Prieto.

El capitán del equipo, el Avión Ramírez, explicó que no había que quedarse con un mirada negativa.

"En definitiva esto es un empate. Teníamos tres puntos y nos quedamos con uno, pero eso no significa que hayamos perdido", sostuvo el defensor.

Independiente quedó concentrado para el partido de mañana, ante Newell´s, sin entender cómo se quedó con las manos vacías.

Apuntes

Sin descanso: tras el empate con Independiente, el plantel de Racing regresó al hotel de Vicente López en el que seguirá concentrado para el partido de mañana ante Central, en Rosario. Hoy practicará allí mismo, a las 11, y a las 17 irán en avión a Rosario. Es probable que para ese partido el DT Reinaldo Merlo haga algún cambio, ya que hay jugadores que terminaron golpeados. El más perjudicado fue Adrián Bastía, con varias contusiones; Rafael Maceratesi presenta un hematoma en el cuádriceps izquierdo y Gabriel Loeschbor un corte en el arco superciliar derecho. El que podría debutar es el colombiano Gerardo Bedoya.

Marín, contento: “Fue un resultado justo, y de haber habido un ganador tenía que ser Racing. En el primer tiempo merecimos ir ganando. Creo que hubo un penal, pero el árbitro no lo consideró así. Perder habría sido una injusticia. ¿Por qué vine a ver a los jugadores? Lo hago siempre; ganemos, empatemos o perdamos, siempre vengo”. Fernando Marín, presidente de Blanquiceleste SA, fue el primero en salir del vestuario visitante. Satisfecho y algo disfónico, agregó que el gerenciamiento definitivo del fútbol del club se firmaría la semana próxima.

Sin problemas: según indicó la policía, el operativo de seguridad transcurrió sin novedades. En la seccional 1ª de Avellaneda se indicó que sólo hubo cinco detenidos por infracción a la ley del deporte. Fueron hinchas de Racing que provocaron un tumulto al querer ingresar en la tribuna visitante.

Con marca: al igual que en el debut ante Argentinos, Racing utilizó ayer indumentaria sin marca. A partir de la quinta fecha, en el match ante Talleres, los jugadores vestirán ropas de Topper, empresa que ya había vestido a la Academia hasta 1997.

Más socios rojos: entre el viernes último y ayer, el club de Avellaneda sumó 2000 socios nuevos. Para este clásico de Avellaneda, los dirigentes de Independiente comenzaron una campaña para aumentar el número de asociados.

La vuelta de Milito: de acuerdo con lo informado por el médico de Independiente, Juan Manuel Olivera, el defensor Gabriel Milito podría reaparecer en un mes y medio. El zaguero, que en marzo último sufrio la rotura de los ligamentos cruzados de la rodilla derecha, reaparecería en octubre próximo. “La recuperación viene muy bien y en 45 días estaría en condiciones para volver”, explicó Olivera. El volante uruguayo Víctor López quedó al margen del banco de los suplentes porque no se recuperó de un traumatismo en el tobillo derecho.

Rocha y Manrique: los más abatidos

Ariel Rocha, por su condición de hincha de Independiente, y Matías Manrique, por surgir de las divisiones inferiores del club, se ubican entre los más queridos por los simpatizantes de Independiente. Pero ayer, cuando Loeschbor marcó el gol de la igualdad para Racing, muchos hinchas responsabilizaron a estos dos jugadores por el empate.

En la jugada anterior al centro de Vitali que concluyó en el cabezazo de Loeschbor, Manrique se demoró en despejar el balón y enseguida los seguidores rojos reprobaron esa acción. Luego, cuando Rocha se equivocó en la salida y llegó el gol de Racing, el descontento focalizó sus críticas hacia el arquero de Independiente.

Ninguno de los dos futbolistas quiso hacer declaraciones. Con rostros adustos se subieron al ómnibus que los transportaría a la concentración en el hotel Melia.

Desde que regresó a Independiente, Trossero pidió a los dirigentes que consiguieran una alternativa para el puesto de arquero y por eso trajeron a Darío Sala. Ahora queda abierta una puerta para que el ex jugador de River se convierta en el guardavalla titular. Mañana Independiente jugará con Newell´s y habrá que ver qué decisión toma Trossero.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?