El partido interminable. En estado de shock