En la desesperación, Astrada apela a un nuevo juvenil: Cirigliano