En la noche, el callejero más veloz fue Girolami