En punta: de la mano de los argentinos

Barcelona perdía 1 a 0 con Bayer Leverkusen; ingresaron Saviola (un gol) y Riquelme y ganó 2 a 1; al ex Boca le atajaron un penal; Inter goleó a Newcastle 4 a 1; marcaron Crespo y Almeyda
(0)
28 de noviembre de 2002  

Arrancar con un triunfo siempre es importante, y si es como visitante duplica el valor. Esta satisfacción les pertenece a Barcelona y a Inter, que en la apertura de la segunda etapa de la Liga de Campeones obtuvieron sendas victorias y encabezan el Grupo A. En ambos casos, el aporte de los jugadores argentinos fue determinante.

El equipo catalán se impuso en Alemania a Bayer Leverkusen por 2 a 1 y encadenó el noveno exito consecutivo en esta competencia europea. Barcelona, que contó con Roberto Bonano entre los titulares, perdía 1 a 0 en el primer tiempo, con un tanto de Berbatov. El técnico Louis van Gaal no tuvo más remedio que modificar el perfil cauteloso de la formación y para la segunda etapa incluyó a Juan Román Riquelme (por Gabri) y a Javier Saviola (por Mendieta). A los 3 minutos, la nueva fórmula ya dio réditos, en una jugada que nació con un error de otro argentino, Diego Placente (también fue amonestado), que al pasar la pelota hacia atrás originó la pared entre Saviola y Riquelme que terminó con la definición del ex River. La mala noche de Placente se extendió con el penal que le cometió a Kluivert. La ejecución baja y poco esquinada de Riquelme le quedó cómoda a la atajada de Butt. Igual, los dos argentinos mejoraron la producción ofensiva del equipo, lo cual quedó demostrado a dos minutos del final con el contraataque que comandó Riquelme, continuó Kluivert y definió Overmars. Varios futbolistas de Barcelona destacaron la influencia de Riquelme y Saviola para revertir el encuentro.

Inter sacó a relucir la contundencia que a veces lo distingue al golear a Newcastle por 4 a 1 en St. James Park. El conjunto de Héctor Cúper resolvió todo muy rápido: a los dos minutos ganaba con un tanto de Morfeo y a partir de los cinco tuvo un jugador más por la expulsión del delantero Bellamy. Allí apareció la rúbrica argentina; primero con Matías Almeyda, que festejó su 40° encuentro en copas europeas con un gol desde afuera del área. Luego se sumó Hernán Crespo con otro tanto, que lo convirtió en el goleador de la Liga de Campeones con nueve conquistas, una más que Makaay (La Coruña) y Filippo Inzaghi (Milan). Crespo, a nueve minutos del final, le dejó su lugar al uruguayo Recoba, que hizo el cuarto tanto. Para Newcastle descontó el peruano Solano. En Inter estuvo desde el arranque Javier Zanetti, amonestado, al igual que Crespo, que volvió a ser titular tras la ausencia en el clásico con Milan: "No es agradable quedar afuera, pero es normal la rotación cuando hay tantos compromisos", expresó.

Henry amargó a Roma: 3 a 1

Roma padeció en el estadio Olímpico la capacidad goleadora de Thierry Henry, autor de los tres goles con que Arsenal ganó 3 a 1, en la apertura de la Zona B. El equipo italiano se había puesto en ventaja por intermedio de Cassano; Walter Samuel (amonestado) fue fitular y Gabriel Batistuta (recibió una tarjeta amarilla) ingresó para los últimos 17 minutos.

Por el mismo grupo, las emociones en Mestalla llegaron en el epílogo. Valencia -sin los lesionados Aimar y Kily González, pero con la dupla central Ayala-Pellegrino- igualó 1 a 1 con Ajax, que, a dos minutos del final se puso en ventaja con un tanto de Ibrahimovic; en el descuento empató Angulo.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.