Un superclásico, en Casa Amarilla. En reserva, la realidad es muy distinta