"En River, como en el país, hay corrupción"

Carlos Lancioni, candidato a presidente, con duras críticas
Javier Reyes
(0)
4 de diciembre de 2001  

Las elecciones en River, que se efectuarán el sábado próximo, tendrán también como candidato a presidente a Carlos Lancioni, que admitió que, de acuerdo con lo que dicen los distintos sondeos, no cuenta con posibilidades concretas de gobernar el club en los próximos cuatro años. Sin embargo, decidió, junto con Carlos Delfino y Alfredo Bravo, mantener la postulación y considerarse la única fuerza opositora de las otras dos que se presentan: José María Aguilar y Hugo Santilli.

-¿Cuáles son sus objetivos?

-Sería hipócrita pensar que vamos a ganar las elecciones, porque es imposible oponerse al aparato que presentan los otros candidatos.

-¿Cómo se sale de la actual situación?

-Hay corrupción en el país y en River, y se puede cambiar con el voto del socio. Cuando se cuestionó en una asamblea la gestión de Santilli, Aguilar fue su defensor. Y el daviccismo aprobó la gestión de Santilli a pesar de rechazar el balance. Aguilar e Israel se convirtieron en la mano derecha de Davicce. Son ocho años ininterrumpidos de la gestión de Davicce y Pintado bajo la dirección de Aguilar como secretario del club y Mario Israel como primer vocal titular. Estuvieron con Santilli y también con Davicce. Ahora, se presentan como si los trajera la cigüeña.

-Si alcanzara la presidencia del club, ¿cuál sería la primera medida?

-Primero, auditar todo. Segundo, reducir la cuota social y hacer una gran conscripción de socios. Ni Aguilar ni Davicce ni Santilli pretenden tener una masa importante de socios, porque así es más difícil manejar el club.

-¿Cuál es el proyecto futbolístico?

-Ser serios. Realizar las transferencias de club a club, y acabar con las mordidas de los representantes.

-¿Van a apuntar a las divisiones inferiores?

-Sin duda, fue lo único provechoso en el River de los últimos años. Pero al semillero se le debe incorporar un gabinete psicopedagógico. A los chicos hay que protegerlos y respaldarlos. No hay que tratarlos como una simple mercancía para ganar dinero.

-¿Qué pasará con Ramón Díaz?

-Es hijo de Santilli y de Aguilar. Nosotros no aceptamos a Ramón Díaz. Además, es carísimo y tiene una relación poco clara con los dirigentes. Queremos técnicos serios, pretendemos transparencia. No alguien que, en cualquier momento, diga: "Yo hablo".

-¿Cuál es su candidato para reemplazarlo?

-Si menciono un candidato sería una falta de seriedad total. Esta es una elección de dirigentes y no de entrenadores. Además, estaríamos obligados a contratar a ese técnico. Elegiremos al que mejor cumpla con las necesidades deportivas, económicas, sociales y éticas de River Plate.

La universidad del deporte

Lancioni mencionó también un viejo proyecto: "Hace algunos años propusimos crear la universidad del deporte, pero por intereses opuestos y falta de apoyo se frustró. La primera medida de Davicce fue suprimir el profesorado de educación física, que podría haber sido el puntapié inicial".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.