En River, la desconfianza toca todas las estructuras