En San Lorenzo no dudan y se sorprenden por las sospechas

El plantel piensa en vencer a Lanús, aunque eso provoque un alivio para Vélez y Huracán, sus clásicos rivales
(0)
27 de mayo de 2009  

Dice Hilario Navarro, el arquero por tiempo limitado en San Lorenzo, con una vuelta asegurada a Independiente: "Tenemos que ganar, estamos en un club muy grande como para pensar que podemos ir a la cancha de Lanús a perder. San Lorenzo es muy grande y hay que pensar en grande".

Explica el Lobo Ledesma, campeón en el Clausura 2007 y de errático andar en tiempos recientes, con regreso posible a Grecia: "Tenemos que ganar. Después de Lanús viene el clásico y depende de nosotros: ganándoles a ellos no van a salir campeones. Hay que ganarle a Lanús y después se verá. Nosotros queremos ganar y el hincha, seguro que también. Hay que conseguir los tres puntos y después que le sirva a quien le sirva. Al que más le va a servir es a nosotros".

Insiste el volante central: "No pensamos en nada. Lo que pasa fuera de la cancha no nos importa. Va a ser un partido para que nosotros sepamos dónde estamos parados".

El plantel habla el mismo idioma. El Cholo Simeone, ganador por excelencia, no piensa en otra cosa. Es que, en las últimas horas, con la proximidad del match contra Lanús, previsto para el sábado próximo, surgieron las suspicacias de siempre. Ocurre que el Ciclón, que ya no pelea por nada más que asegurar un lugar en la Copa Sudamericana, si gana, "beneficiaría" a Huracán, su clásico adversario, y a Vélez, otro rival con un enfrentamiento especial.

Los hinchas, en su mayoría, según encuestas online de algunas páginas partidarias, tampoco dudan: hay que ganar. Aunque, en muchos casos, le tienen menos simpatía a Vélez que a Huracán. Y, justamente, el siguiente adversario del Ciclón será el popular Globo, en la fecha 17. Allí, claro, no habrá lugar para una doble lectura.

Ese partido, siempre de alta tensión, se jugará en Boca o River. El titular del Subsef, Pablo Paladino, manifestó que el clásico entre San Lorenzo y Huracán se jugará en una cancha neutral, pese a las intenciones de algunos dirigentes de San Lorenzo de jugar en el Nuevo Gasómetro.

"Está muy claro dónde se va a jugar, desde cuando el 26 de noviembre del año pasado nos reunimos con las autoridades de ambos clubes, porque en ese momento estaba recién habilitado el estadio de Huracán. En el artículo 1 de dicha acta, establecimos que los dos partidos se iban a jugar en cancha neutral. Seguramente será en el estadio de Boca o en el de River. No tengo dudas, porque teníamos incluso el aval de la gente del comité", contó.

Mientras, en otro orden, aunque también relacionado con las sospechas, Ezequiel Gandiaga, del grupo opositor Compromiso Sanlorencista, denunció que el robo en la sede social fue intencional, porque habrían desaparecido unos papeles relacionados con las ventas de Ezequiel Lavezzi y Gastón Fernández.

  • Una jornada cargada con esos condimentos

    El capítulo 16° del Clausura tiene mucho en juego. Y, como suele ocurrir en las fechas finales de cada certamen, surgen las suspicacias. Además de Lanús-San Lorenzo, habrá otros partidos curiosos. Boca-San Martín (T), por aquel polémico 1-1 que resolvió el título xeneize en el 92; Gimnasia-Racing, por su supuesta amistad; Independiente-Central, con el bajo promedio de Racing en el medio y Huracán-Banfield, por ser éste el clásico de Lanús, el líder.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.