Violencia sin fin. En Santa Fe, la barbarie de siempre