Tras la desvinculación de Caruso, Pizzi tendría todo arreglado en San Lorenzo