Pizarrón y pases cortos. En un River superofensivo, al que le hicieron marca personal fue a Ponzio