Boca gritó bien fuerte en el final: le ganó a River 2-0 y ahora piensa en el superclásico del jueves