Entre el espectáculo y los goles, los errores son la excepción

En la primera etapa de Brasil 2014 prevaleció un juego vistoso que dejó en un segundo plano las fallas individuales y bloopers; un repaso de curiosidades dentro de la cancha, desde aquel tanto en contra de Marcelo que abrió el torneo
Christian Leblebidjian
(0)
28 de junio de 2014  

SAN PABLO.- El primer gol del Mundial fue en contra. Marcelo apareció en el medio de la pifia de Nikika Jelavic, tras un centro de Olic desde la izquierda y Croacia se ponía 1 a 0 ante Brasil. Parecía el presagio de una tendencia negativa, la peor forma de arrancar el certamen. Y encima con el local en esta ciudad, donde se inauguró la máxima cita. El equipo de Felipao no lo sufrió, ya que entre fallos arbitrales y méritos propios terminó dando vuelta el partido y ganando 3-1. Sin embargo, lo destacable en este campeonato de buen (y por momentos muy buen) nivel, con lluvia de goles, con emociones en todas las sedes, es que los bloopers o errores puntuales individuales aparecieron a cuentagotas, fueron excepciones que confirmaron el más que aceptable nivel que está mostrando la Copa del Mundo hasta aquí.

Que haya muchos goles no siempre es sinónimo de buen fútbol, pero aquí una apreciación y la otra van de la mano. Se observan estilos ofensivos, que arriesgan. Incluso seleccionados que apuestan por el sistema táctico 5-3-2 no lo hacen sólo con la idea de defender. Está claro que los errores forman parte del juego, pero todos los entrenadores coinciden en que aquel equipo que achique sus márgenes de fallas o desconcentraciones tendrá más chances de llegar a la final.

En el Mundial se llevan anotados 136 goles en 48 partidos: 75 dentro del área, 28 de cabeza, 12 con un remate desde fuera del área, nueve de penal, dos de tiro libre directo, uno de taco, tres con la rodilla, uno de espalda, uno con la panza y cuatro en contra. Pero la buena noticia es que sólo en 16 de esas conquistas se produjeron errores groseros: en cinco de ellos fueron protagonistas jugadores de campo y en 11 los arqueros. El puesto, se sabe, al que nadie puede salvar. Ellos se equivocan y el balón ingresa en el arco.

Los futbolistas que quedaron presos de una falla que luego derivó en un tanto rival fueron el mencionado Marcelo (Brasil), el bosnio Kolasinac ante la Argentina, tras el tiro libre lateral de Messi, y la más notoria, que se vio anteayer, en la pifia de Boye que finalizó en el gol en contra para el 1-0 de Portugal ante Ghana: quiso rechazar en el primer palo un centro desde la izquierda de Miguel y el balón terminó en el ángulo superior izquierdo de su arquero. Además hubo dos "asistencias involuntarias": una de Gago en el tanto de Musa para el 2-2 parcial de Nigeria (quiso robar desde atrás y cuando punteó el balón le quedó al delantero africano) y lo que le sucedió a Kalou, de Costa de Marfil, aunque él no llegó forzado como Gago: se equivocó en el cálculo en un pase atrás y la acción terminó en el gol de Samaris para Grecia.

Fueron los arqueros quienes, en su mayoría, quedaron expuestos. Pero incluso los que fallaron alguna vez no necesariamente tuvieron un mal partido. El caso más emblemático en ese sentido es lo que sucedió en la última jornada de grupos, cuando el arquero de Ghana, Dauda, rechazó con las palmas -corto y hacia adentro- y le dejó servido a Cristiano Ronaldo el 2-1 para Portugal. Pero antes había sido figura, evitando varias conquistas rivales y del propio CR7.

Iker Casillas, como capitán, fue el primero en asumir la frustración del plantel de España por no defender bien el título conseguido en Sudáfrica. Tuvo un error grosero en el 1-5 ante Holanda, cuando controló mal un pase atrás y esa falla terminó en el gol de Van Persie, el cuarto naranja. "Hemos querido hacer todo lo posible por mantener la ilusión de la gente, pero no ha podido ser. Hay que pedir perdón, somos los primeros responsables. Nos vamos dolidos y fastidiados", dijo el arquero, que también abrió el rubro "flojas salidas en los tiros libres": así sufrió el tanto de De Vrij en su propia área chica (aunque es cierto que sufrió la carga de un rival).

Otro que se quedó corto en el cálculo del centro fue Akinfeev, de Rusia, en el gol de cabeza de Slimani, el de la clasificación histórica de Argelia. Aunque vale aclarar que a Akinfeev lo estaban distrayendo con un láser desde la tribuna. Muslera se quedó parado en el 0-2 de Duarte para Costa Rica, otro arquero al que le cabecearon en el área chica. El 2-0 de Argelia a Corea (finalizó 4-2) fue de pelota parada: mala salida de Jung para el gol de cabeza de Halliche.

Después estuvieron los reboteros, que dejaron cortos despejes ante remates no muy difíciles y anunciados y fueron aprovechados por el rival: así fueron los goles de Mandzukic (Croacia) a Camerún (falló Itanjde); el último de Müller (Alemania) a Portugal (error de Rui Patricio). A Akinfeev, de Rusia, se le fue entre las manos el remate desde afuera de Lee Keunho en el 1-1 ante Corea y el arquero Begovic, de Bosnia, no salió a cortar un centro fácil: finalizó en el 1-2 de Reza Ghoochannejad para Irán.

El blooper que quedará en la historia será el del 2-0 de Francia ante Honduras. Porque tras el zurdazo de Benzemá en el palo terminó en gol en contra del arquero Valladares. Pero quedará en los registros no por el error puntual, sino porque fue el primer tanto que se convalidó en forma tecnológica, utilizando el sistema del sensor para confirmar si el balón traspasó la línea del arco. Ese balón no tocó nunca la red, pero ingresó.

Fueron algunos errores evitables, es cierto, pero se vieron en un porcentaje pequeño dentro de un Mundial que ilusiona desde todos lados en lo futbolístico.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.