Entre la exigencia y la tranquilidad: Ramón y Ponzio jugaron al golf