La Copa Sudamericana. Entre mensajes y suspicacias, Ramón espera el ataque de lujo