La Copa Sudamericana. Era una fiesta, pero al final ganó la barbarie