Escuela Lamolina: el mejor exponente del ¡Siga, siga! en Inglaterra