Opinión. Ese bicho raro que llena un vacío