Opinión. Esta inseguridad es propia del fútbol